Janina M. Puente

En la actualidad, una gran proporción de especies de anfibios se encuentran en algún estado de amenaza a nivel global. Las amenazas más comunes se relacionan con el cambio climático, la incidencia de enfermedades, así como la degradación y destrucción del hábitat. Además de esto, muchas de las características fisiológicas propias de estos organismos, como la permeabilidad de su piel, los convierte en animales vulnerables a los cambios de las variables ambientales, como la humedad y la temperatura. Por esta razón, muchas especies que habitan ecosistemas vulnerables a los cambios ambientales, se encuentran en grave peligro de desaparecer.

Entre los hábitats más vulnerables se encuentran los páramos y bosques andinos, así como los hábitats amazónicos, pues en estas regiones se han llevado a cabo fuertes procesos de transformación en la cobertura vegetal. Los ecosistemas andinos se caracterizan por presentar, en general, una elevada humedad y abundante suministro de agua. Estos aspectos favorecen la presencia de anfibios. A pesar de esto, se tiene poca información sobre el estado de conservación de las especies que habitan estas zonas de vida.

En diversos estudios se ha evaluado la diversidad de especies en hábitats andinos. Fotografía de © Enrique La Marca

En diversos estudios se ha evaluado la diversidad de especies en hábitats andinos. Muchos de ellos se encuentran amenazados por la expansión de las actividades agrícolas, que interfieren con los procesos naturales de estas regiones tan impresionantes. La degradación y destrucción de estos hábitats se traduce, por lo tanto, en la disminución poblacional de ranas, sapos y salamandras que habitan en la cima de Los Andes.

La termorregulación y metabolismo de los anfibios del páramo

Los anfibios, en general, cuentan con un tegumento permeable al agua, a través del cual pueden realizar intercambio de dicha sustancia con el ambiente. Esta adaptación implica que, a diferencia de los reptiles, los anfibios no pueden exponerse al sol por mucho tiempo, ya que esto implica una importante pérdida por evaporación del agua a través de la piel. Es por esta razón que son muy pocos los anfibios que presentan comportamientos termorregulatorios y, estos son pocos eficientes, en comparación con los de muchos reptiles.

Sin embargo, esto no significa que las estrategias termorregulatorias de la mayoría de los sapos y ranas sean menos eficientes. La mayoría de especies de páramo son termorreguladoras oportunistas, de manera que pueden desplazarse a lo largo de gradientes termales, debajo de las rocas que están expuestas al sol o, posarse sobre sustratos que tengan una temperatura mayor que la de su cuerpo. Por otro lado, muchas especies han desarrollado la capacidad de producir compuestos cutáneos de tipo ceroso, que les permite disminuir la permeabilidad de la piel y, a su vez, exponerse al sol para aumentar su temperatura corporal, sin riesgo de que la transpiración ocasione deshidratación en su sistema.

Pristimantis thyellus una especie que habita en el Páramo Batallón y la Negra, Táchira Venezuela. Fotografía de Liz del Valle (en Barrio-Amorós et al., 2019).
.

Asimismo, en los anfibios la temperatura de actividad disminuye con la altura, por lo que la adaptación termal les permite llevar a cabo sus actividades fisiológicas a temperaturas bajas, en contraste con especies que viven a bajas altitudes. Otra de las adaptaciones de los anfibios es su baja tasa metabólica. En comparación con otros vertebrados, los anfibios requieren modestas cantidades de energía para llevar a cabo sus funciones vitales. Gracias a esto, muchas especies han sido capaces de establecerse adecuadamente en ambientes de páramos. En los páramos andinos venezolanos se han reportado múltiples especies como Atelopus mucubajiensis, Pristimantis ginesis, P. lancinii, P. kareliae y P. briceni.

Referencias

  1. Gross, J. (2008). Population decline in six species of anuran amphibians in Paramo Mucubaji, Merida State, Venezuela/Declive en poblaciones de seis especies de anfibios Anuros del Páramo de Mucubaji, Estado Merida, Venezuela. Herpetotropicos: Tropical Amphibians & Reptiles, 5(1), 9-21.
  2. La Marca, E. (2005). Dos nuevas especies de ranas (Amphibia: Leptodactylidae) de páramo del Parque Nacional Sierra Nevada, Venezuela. Herpetotropicos, 2(1).
  3. Navas, C. A. (1999). Biodiversidad de anfibios y reptiles en el páramo: una visión eco-fisiológica. Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, 23, S465-S465.
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.