Janina M. Puente

Como ya sabemos, los anuros adultos (ranas y sapos) y, en especial, los bufónidos, se caracterizan por tener una dieta generalista y alimentarse de una amplia variedad de presas, dentro de los cuales se pueden encontrar desde invertebrados hasta algunos pequeños vertebrados como roedores, en el caso de bufónidos de gran tamaño, como el sapo común. En rasgos generales, la dieta de estos animales se ve limitada por el ancho de sus cabezas, así como por su tamaño corporal.

Sapo Cururú (Rhinella diptycha). Fotografía de ©2018 Mauro Teixeira Jr

Por otro lado, los bufónidos suelen tener hábitos terrestres y, es en este medio donde consiguen la mayoría de sus alimentos. Uno de los bufónidos más conocidos y estudiados es el sapo cururú, Rhinella diptycha, que se distribuye ampliamente por Suramérica, donde habita áreas naturales abiertas y algunos ambientes urbanizados.

Dieta de Rhinella diptycha

El sapo cururú se considera como una especie omnívora, generalista y oportunista; aunque algunos autores la describen como insectívora, ya que los insectos representan la mayor proporción de su dieta. Estos sapos tienen una amplia selección de alimentos, aunque puede mostrar algunas preferencias. Uno de los ítems alimenticios más comunes de R. ditycha son los escarabajos (Coleoptera) y las hormigas (Formicidae).

Al igual que otros bufónidos, es un anfibio de hábitos terrestres y dieta omnívora, generalista y oportunista. Fotografía de EvaldoResende, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

No obstante, en entornos intervenidos pueden variar sus preferencias de acuerdo a la disponibilidad del alimento, lo que favorece la agregación de más elementos en su dieta. Recientemente, se ha comprobado que la alimentación de los anuros (ranas y sapos) se ve influenciada por la urbanización. En varios estudios recientes, se ha comprobado que R. diptycha incorpora el mesocarpio y semillas de algunos frutos.

Consumo de frutos y semillas

El consumo de frutas y semillas por parte de los anfibios suele ser reportado como un consumo ocasional. A pesar de esto, dichos animales pueden tener una función clave como dispersores de semillas en algunas regiones con estacionalidad marcada y en ambientes xéricos. En el caso de R. diptycha, se ha encontrado que la fruta de acerola representa un ítem importante en su dieta, con un porcentaje aproximado de 25% del contenido estomacal total.

En otras especies como Xenohyla truncata y Dendropsophus branneri se ha registrado el consumo de semillas; por su parte, algunos bufónidos como Anaxyrus americanus y A. houstonensis pueden consumir algunas flores. Estos últimos casos parecen representar un consumo accidental que ocurre mientras se alimentan de sus presas. Sin embargo, el único anuro que se conocía que consumiera el mesocarpio de los frutos era X. truncata.

Ingesta de frutos de acerola por parte de un individuo de sapo cururú (R. diptycha). Fotografía de Matheus de Toledo Moroti, fuente Severgnini et al. 2020.

La función del consumo de tejido vegetal por parte de estos anfibios permanece poco clara en la actualidad. Algunos autores sugieren que se trata de un consumo activo y adrede que les proporciona beneficios durante el proceso digestivo de sus presas, así como algunos nutrientes y una fuente adicional de agua.

Referencias

  • Severgnini, M.R., M. de Toledo Moroti, M. Pedrozo, K. Ceron,, D.J. & Santana. (2020). Acerola fruit: An unusual food item for the Cururu toad Rhinella diptycha (Cope, 1862)(Anura: Bufonidae). Herpetology Notes, 13, 7-10. https://www.biotaxa.org/hn/article/download/55284/59166
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.